Gobierno limitará vuelos en AICM, si no llegan a Santa Lucia

El presidente Andrés Manuel López Obrador lanzó críticas contra una columna de Denise Dresser -que apareció en la sección “Quién es quién en las mentiras-, lo que convirtió el nombre de la politóloga en trending topic a lo largo de este día, mientras ella a su vez adelantó que responderá con estudios y datos sobre el aeropuerto de Santa Lucía, que abordó en su texto.  En la conferencia matutina se hizo mención de una nota publicada por el periódico El Financiero, titulada “Gobierno limitará operaciones en AICM; busca que aerolíneas lleguen a Santa Lucía”.

El texto asegura que el Gobierno Federal limitará los vuelos en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) a 61 operaciones por hora, el tope máximo de vuelos que deberían permitirse, pero que fue rebasado desde el 2013.

Al respecto, la encargada de la sección Ana Elizabeth García Vilchis sostuvo que este texto era falso, ya que dicho límite se estableció desde 2014 y que lo sucedido en el AICM es que se ha saturado, lo cual afecta la calidad de los servicios a los usuarios con demoras y envíos a terminales remotas.

Sobre ello, López Obrador aseveró que su administración no está obligando a las aerolíneas a operar en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). Además, informó que el límite de operaciones en el AICM comenzó en 2014 para justificar la construcción del Aeropuerto de Texcoco.

Vilchis leyó parte de la columna de Dresser: “La comentarista Denise Dresser escribe en su columna que, bueno, parece un melodrama televisivo, dice: ‘O cooperas o te corto el cuello, o juegas conforme a mis reglas o te arruino, o haces lo que yo te ordene o tu sufrimiento será aún mayor. Bueno, este es el mensaje que manda la administración de López Obrador -dice- manda todos los días y es amenazante’.

“Bueno, también dice que el ejemplo más reciente es lo que va a hacer con el Aeropuerto ‘Felipe Ángeles’ a las aerolíneas a trasladarse a Santa Lucía. Bueno, aquí está. Dice, bueno, al final remata: ‘No busca crear incentivos para la colaboración, lo suyo siempre acaba siendo una estrategia de intimidación. No gobierna convenciendo, gobierna amedrentando’”, criticó la encargada de la sección.

López Obrador aprovechó para criticar a Dresser: eso es la objetividad, el profesionalismo, la seriedad. Pero vamos a continuar así, me refiero a que nadie va a ser censurado, se van a garantizar siempre las libertades, nada más vamos a seguir ejerciendo nuestro derecho de réplica”.

“Lo otro también es interesante, lo del aeropuerto. A nadie se está obligando, eso es una gran mentira, a nadie se obliga, nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho. La señora Dresser debería de poner un ejemplo, uno, porque el periodismo requiere de ética para dar a conocer a quién se le obligó o a quién ya se mandó a decir que, si no operan en Santa Lucía, se van a limitar sus vuelos”, comentó el presidente.

“¿Saben cómo surge lo de las limitaciones de los vuelos?, porque es muy interesante, también para dar a conocer el doble discurso, la hipocresía. Esa medida la tomaron, como se advierte, en 2014 y tiene un antecedente que es importante que se conozca… Esta declaratoria es del 2014. Se hace para reforzar la construcción del aeropuerto de Texcoco, casi al mismo tiempo se cierra el aeropuerto de Toluca, diría que de manera intencional se saturó el aeropuerto de la Ciudad de México para justificar la construcción del nuevo aeropuerto de Texcoco, ese es el antecedente”, sostuvo.

“¿Ustedes creen que el Reforma, El Financiero, etcétera, etcétera, hablaron de este manejo, de cómo de repente dejaron de llegar vuelos a Toluca, que se estaba utilizando ese aeropuerto y se cerró para justificar la construcción del aeropuerto de Texcoco, para justificar el atraco, el negocio, el robo, la corrupción? Pero en ese entonces la complicidad era total, absoluta de los medios de información, todos callaban”, abundó.

Sobre lo otro, dijo que “nadie va a ser obligado a operar en Santa Lucía. Ya hay, desde luego, solicitudes porque estamos hablando del aeropuerto más avanzado, más moderno de México y uno de los mejores aeropuertos del mundo; entonces, van las líneas aéreas a buscar operar en el aeropuerto de Santa Lucía”.

“Nada más aclarar esto. Es mucho el coraje, andan de mal humor; deberían de serenarse, tranquilizarse porque lo que no se debe de hacer en la vida pública, en la política, en el periodismo, y hay que cuidar eso, es el ridículo, o sea, por mucho coraje que haya, o sea, se tiene que buscar la serenidad. Aunque se tenga el corazón el caliente, la cabeza fría, porque estamos hablando de publicaciones famosísimas y periodistas famosísimos, hasta académicos con doctorado, y cuando alguien se entrega, decía un crítico, por entero a la mentira, pierde hasta la imaginación y el talento; por eso, tranquilos.

“Somos distintos, tenemos diferencias, son dos proyectos distintos y contrapuestos de nación, entonces vamos a seguir en el debate, porque esto es muy bueno para México, es muy conveniente, así es la democracia.

“Cuando se habla de que se polariza la democracia significa libertad y significa ejercer el derecho a disentir, no es pensamiento único. Imagínense que todos pensáramos de la misma forma, pues ya no estaríamos hablando de democracia, estaríamos hablando de un sistema político autoritario, de una dictadura; pero la democracia es pluralidad, es escuchar todos los puntos de vista sin el uso de la fuerza, sin la violencia, eso es muy importante”, concluyó AMLO.

La doctora Denise Dresser le contestó vía Twitter y retuiteó mensajes de solidaridad que recibió.

Dresser dijo que agradece el respaldo solidario de las mujeres de Opinión 51 -un nuevo espacio de opinión- tras los señalamientos en la mañanera “y más adelante le responderé al presidente con estudios/datos públicos y verificables sobre el aeropuerto de Santa Lucía, a cargo de las fuerzas armadas“.

En el posicionamiento de Opinión 51 se afirma que “adjetivar el trabajo de la Dra. Denise Dresser o cualquier otra u otro periodista resulta en un desequilibrio de poder, además del uso de recursos públicos para atacar a una ciudadana”.

“Comparar una columna de opinión con un melodrama televisivo cae en un reduccionismo sexista que califica los juicios y criterio de una mujer como excesos emocionales.

“Está comprobado que los comentarios vertidos desde la mañanera sobre periodistas mujeres y hombres terminan por traducirse en actos violentos que rebasan el escenario de las redes sociales.

“La libertad de expresión que el presidente dice defender es imposible de ejercer en un ambiente de confrontación y violencia… rechazamos los calificativos que abonan a un ambiente de violencia e impiden el intercambio respetuoso de ideas”, finaliza Opinión 51.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *